Deporte federado y deporte aficionado, 7 diferencias

1 Comentario
seguidores deporte federado

Si hiciésemos una distinción en la gestión del deporte competitivo en España encontraríamos rápidamente dos bloques. Por un lado el deporte Federado, jurídicamente definido,  profesionalizado en determinados sectores -me refiero a determinados deportes-, y con una mínima estructura de gestión. Y por otro lado encontraríamos el deporte aficionado, impulsado por empresas y asociaciones deportivas -con y sin ánimo de lucro-, en donde reina una tipología de entidad más caótica, no siempre bien definida y, salvo excepciones, con una percepción de su gestión poco profesional.

Hemos investigado a fondo estos dos bloques estableciendo algunas diferencias fundamentales entre el deporte federado y aficionado. Si como organizador estás en cualquier de los dos bloques o como jugador te estás planteando dar el salto a una competición, seguro que estas diferencias puede ayudarte a decidir:

1. La motivación

El deporte federado está orientado principalmente hacia un fin cuando hablamos de los jugadores – y equipos- que participan en él: la futura profesionalización del deportista. Aunque promueven su deporte con fines de captación y difusión aparentemente altruistas, las estructuras de sus competiciones tienden en la mayoría de los casos al ascenso continuo en busca del éxito profesional deportivo.

Por contra, el deporte aficionado, sin restar competitividad a sus torneos, establece metas más asequibles y en sintonía con un público con mayores obligaciones diarias más allá del deporte: disfrutar. Suelen ofrecer competiciones estancas donde no hay un progreso a lo largo del tiempo más allá de la propia liga.

2. Los clubes

En la gran mayoría de deportes, para poder acceder a una licencia federada, debes acceder mediante un club debidamente registrado como club deportivo en el órgano competente para ello. Estos clubes son entidades que colaboran con las federaciones en la difusión de los deportes en los que compiten, llegando más directamente a los deportistas. Se encargan de captar y formar a las “nuevas promesas” del futuro, y cuenta con estructuras de gestión tanto administrativa como deportiva. No obstante, también es posible acceder a determinadas federaciones sin pertenecer a un club.

En el deporte aficionado, al contrario que en el deporte federado, esta figura no existe. Siendo común los equipos formados por amigos, compañeros de trabajo o de estudios.

3. Las licencias

En el deporte aficionado, al no disponer de una estructura jurídica consolidada, no exige por norma general ningún tipo de licencia o autorización para la práctica deportiva. Como sí ocurre en el deporte federado, que además, lleva asociado un seguro médico que cubre al deportista en caso de accidente mientras está practicando deporte.

Todo el personal que participe directa o indirectamente en una competición federada debe tener su licencia si quiere estar en un terreno de juego. Por ejemplo, en el fútbol, el personal técnico que completa el banquillo (delegados de campo, 2º entrenador, fisioterapeuta, etc.) tienen todos su propia licencia aunque no compitan directamente como jugadores.

4. Los árbitros

deporte federado arbitros

Aunque en ambos encontramos la figura del árbitro, las diferencias entre colectivos federados y no federados se resume en una fundamental, la profesionalización. Los árbitros federados son personas que se forman de forma específica para lograr su título oficial. Deben superar determinadas pruebas físicas que repiten año tras año, y demostrar determinados conocimientos para poder ejercer.

Cobran por su trabajo y pueden ir ascendiendo hasta las categorías superiores de la federación a la que pertenecen. Incluso dar el salto a competiciones nacionales donde la dedicación según el deporte llega a ser de manera exclusiva.

Por contra, los árbitros no federados suelen carecer de formación, no disponen de reglamentos internos y suelen regirse por los desarrollados por la propia entidad que organiza la competición. También perciben una compensación económica.

5. La tecnología

web deporte federado

Aunque pueda parecer raro, y salvo honrosas excepciones en deportes mayoritarios, las Federaciones no son organismos que hayan sido pioneros en hacer uso de las tecnologías más avanzadas. Y eso se debe a dos motivos:

  1. Hasta hace bien poco, hacer uso de plataformas avanzadas era costoso de desarrollar y aún más de mantener.
  2. Son entidades con un base social sólida, fiel. El crecimiento en este sentido no es una prioridad para ellas. Y ven su presencia digital en internet como un mal menor y no como un aliado.

Por contra, el deporte aficionado es más flexible e inquieto a la hora de aplicar nuevas tecnologías. Son entidades de relativa reciente creación, y más orientadas a negocio que una Federación. Buscan en la innovación un gancho por el que atraer a nuevos deportistas y no dudan en hacer uso de nuevas tecnologías para conseguirlo.

6. Las fuentes de ingresos

Aunque ambas entidades pueden disponer de todas las fuentes de ingresos que sean capaces de activar, cada una encuentra su principal fuente en ámbitos distintos. El deporte Federado cuenta con las cuotas de los deportistas federados y clubes, y las subvenciones que reciben del Estado y las Comunidades Autónomas. Estas últimas justificadas  en base a la labor de promoción que del deporte hacen las federaciones.

Las Federaciones sin llegar a ser un ente de ámbito público sí que ejercen labores de promoción deportiva y hábitos saludables en este sentido, colaborando estrechamente con entidades que sí son de ámbito público como Ayuntamientos y Diputaciones.

En el deporte aficionado no existe una cuota de club como tal -como decimos más arriba, el club no existe-, sino una cuota de inscripción de cada equipo y/o participante en las competiciones en las que participa. Esta supone al menos el 80% de los ingresos. Por su lado, las subvenciones no están presentes en estas entidades, salvo que la gestión se lleve a cabo por asociaciones sin ánimo de lucro.

7. Los seguidores

seguidores deporte federado

En el lado del deporte federado, además de las competiciones de élite -que mueven grandes cantidades de aficionados-, encontramos las categorías base. Solo con la presencia de familiares que siguen las andanzas de los más pequeños, ya encontramos una gran diferencia en el número de seguidores. Puesto que el deporte, aficionado, al tratarse de mayores de edad, no suele atraer a este último segmento de aficionados.

Esto hace por un lado que, en determinadas competiciones, la asistencia de público sea una vía adicional para generar nuevos ingresos, tanto en concepto de acceso a los recintos para presenciar el encuentro -en competiciones de adultos con cierto nivel, nunca o casi nunca en deporte base-, como las consumiciones de ese público en estos recintos deportivos.

Sin embargo, en estos dos ámbitos deportivos encontramos una tendencia al alza que relaciona la práctica deportiva con el turismo, dando lugar a una nueva fórmula de viajar y conocer nuevos lugares mientras disfrutas de tu deporte favorito.

Como puedes ver, estos ámbitos deportivos ofrecen a cada deportista motivaciones y servicios de mayor o menor calidad para un público concreto bien diferenciado. Tu tiempo, tus objetivos o tu la edad son algunos de los factores que pueden ayudarte a decidir. ¡Tú haces el juego!

Category: Gestión de Competiciones
Tags: , ,

1 Comentario. Dejar nuevo

Gabriel Hernández Olvera.
28 agosto, 2019 8:25 pm

Excelente explicación,gracias por su trabajo que Dios los bendiga.
Saludos,fuerte abrazo…..

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.
You need to agree with the terms to proceed

Menú